2018 GSX-S1000

Suzuki era una de las marcas que se echaba de menos en el segmento maxinaked pero entró por la puerta grande con la GSX-S1000 en 2015 y en 2017 realiza importantes mejoras para adaptarla a la Euro4, además de haber añadido un embrague antirrebote. Se mantiene como la moto de su especie más económica sin renunciar a un carácter salvaje, una imagen guerrera y un comportamiento dinámico excepcional. Su secreto es mantener una electrónica muy esencial y en general un planteamiento bastante lógico en comparación con sus ultra sofisticadas rivales.

Comparar
Categoría:

Descripción

Suzuki era una de las marcas que se echaba de menos en el segmento maxinaked pero entró por la puerta grande con la GSX-S1000 en 2015 y en 2017 realiza importantes mejoras para adaptarla a la Euro4, además de haber añadido un embrague antirrebote. Se mantiene como la moto de su especie más económica sin renunciar a un carácter salvaje, una imagen guerrera y un comportamiento dinámico excepcional. Su secreto es mantener una electrónica muy esencial y en general un planteamiento bastante lógico en comparación con sus ultra sofisticadas rivales.

La GSX-S1000 toma como base la GSX-R1000 de la que aprovecha el motor tetracilíndrico que usó del 2005 al 2008 y que los ingenieros han suavizado en cuanto a potencia para adaptarlo a un uso exclusivamente de calle, buscando mejor rendimiento en la zona baja y media del tacómetro en detrimento de la velocidad punta, menos importante cuando se trata de una moto naked.

Pistones, levas, radiador y gestión electrónica son sólo algunos de los elementos sobre los que han trabajado los técnicos a la hora de dar carácter propio a un motor con una potencia de 147 CV, casi 5 CV más que en el modelo anterior (también ha aumentado la cifra de par en 2017 hasta llegar a una cifra de 108 Nm). Equipa un control de tracción desconectable que ofrece tres diferentes niveles de sensibilidad para regularlo en función de las condiciones de conducción y estado del firme.

Cuenta con un bastidor más compacto que el de la deportiva de la que parte y una nueva horquilla Kayaba de 43 mm totalmente regulable. Tiene ABS de serie para asegurar una frenada en la que las pinzas Brembo monobloque de anclaje radial heredadas de la GSX-R100 son la estrella.

Información adicional

Peso 209 kg
Dimensiones 2115 × 795 × 1080 mm
Tipo de motor

4 cilíndros en línea, 4 tiempos, Refrigerado por líquido

Sistema de válvulas

4 válvulas, DOHC

Diámetro x carrera

73,4 X 59 mm

Cilindraje

999 cc

Potencia máxima

147 cv @ 10.500 rpm

Par máximo

108 Nm @ 8.500 rpm

Relación de compresión

12,2:1

Sistema de combustible

Inyección electrónica

Encendido

Eléctrico

Lubricación

Cárter húmedo

Embrague

Multidisco bañado en aceite

Transmisión final

Cadena

Tipo de Chasis

Doble viga

Suspensión delantera

Ajustable en compresión, extensión y rebote, Horquilla invertida de 43 mm, Kayaba

Suspensión trasera

Accionado por bieletas Pro-Link, Monoamortiguador

Freno delantero

2 discos flotantes Ø 310 mm, ABS, Pinza Brembo monobloque 4 pistones de anclaje radial

Freno traseros

1 disco, ABS, Pinza monopistón

Neumático delantero

120/70 ZR17 M/C (58W)

Neumático trasero

190/50 ZR17 73W

Distancia entre ejes

1.460 mm

Altura libre al suelo

140 mm

Altura del asiento

810 mm

Capacidad de combustible

17 litros

Comentarios

No hay comentarios todavía

Sé el primero en opinar “2018 GSX-S1000”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *